domingo, 8 de enero de 2017

¿A qué se deben los calambres?

Los calambres musculares son contracciones que no podemos moderar con nuestra voluntad, que causan dolor, y pueden originarse por múltiples causas, entre ellas, por excesivo trabajo de un músculo que produce agotamiento, por calor, por afecciones nerviosas o, por causas menos atendidas tales como los calambres por carencias nutricionales.
Los calambres por déficit de nutrientes se originan porque existe un desequilibrio electrolítico que puede deberse su pérdida excesiva, por ejemplo en la sudoración, o porque faltan determinadas vitaminas que fortalecen y mantienen la estructura muscular en condiciones.

Los principales minerales involucrados en el desarrollo de un calambre son el sodio, el magnesio, el calcio y el potasio. En cuanto a éste último, cuando existe una hipokalemia (disminución en la concentración de potasio en sangre), se produce una contracción involuntaria de los músculos y aquí se presentan los dolorosos calambres.
El motivo principal por el que la deficiencia de potasio causa un calambre, se debe a las alteraciones en los potenciales eléctricos de membrana, que no logran establecer un equilibrio adecuado para determinar el reposo o la acción.
El calcio interviene en la transmisión del impulso nervioso que posteriormente produce la contracción muscular, por ello, un déficit de este mineral puede causar la ausencia de relajación del músculo y producir un calambre.
De manera similar sucede con el magnesio, el cual debe mantenerse en correcto equilibrio con el calcio, el sodio y el potasio para que el sistema neuromuscular funcione adecuadamente y se relaje cuando sea necesario para evitar los tan temidos calambres.
El sodio también participa enormemente en la determinación de los potenciales de membrana, por lo tanto una hiponatremia causada por pérdidas excesivas de sodio por sudor puede originar dolores musculares e incluso, llegar a un calambre.
Respecto a las vitaminas, éstas contribuyen a prevenir las situaciones de fatiga y agotamiento que pueden causar un calambre, por ello, no debemos olvidar la inclusión, en el marco de una dieta variada, de vitamina B1 y B3 que participan en el metabolismo de los nutrientes ofreciendo combustible energético a nuestro cuerpo para cada movimiento.
Además, la vitamina D contribuye a la homeostasis del calcio, por lo que no puede estar ausente al igual que la vitamina C por su fuerte acción antioxidante.
Si bien existen múltiples factores metabólicos, así como enfermedades u otras alteraciones que pueden causar un déficit de vitaminas o minerales, siempre es recomendable llevar una dieta equilibrada que incluya variedad de nutrientes al igual que una correcta hidratación y períodos de descansos adecuados que reduzcan las posibilidades de desarrollar calambres.

martes, 15 de noviembre de 2016

Colitis


¿Qué es la colitis?

El término colitis se refiere a la inflamación del colon. Puede estar asociada con enteritis ( inflamación del intestino delgado), proctitis ( inflamación del recto), o ambos.

Síntomas de Colitis

Los síntomas pueden variar en cuanto a gravedad y pueden aparecer de forma gradual o repentinamente.
Los síntomas principales son:


  • Dolor abdominal y cólicos
  • Sangre y pus en las heces
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Dolor rectal
  • Pérdida de peso
  • Gases intestinales abundantes
  • Fatiga
  • Pérdida del apetito
  • Anemia
  • Deshidratación
Otros síntomas asociados a colitis ulcerosa:

  • Sangrado gastrointestinal
  • Dolor en las articulaciones
  • Hinchazón en las articulaciones
  • Llagas en la boca
  • Náuseas
  • Vómitos 

Fisiopatología


El tipo de colitis más común en recién nacidos es la enterocolitis necrotizante. Estudios recientes destacan que la presencia de dicho tipo de colitis, se involucra a una respuesta inflamatoria inapropiada en un intestino inmaduro. Se presenta con una acumulación de gas en la submucosa de la pared del intestino y, además con progresión a necrosis ( muerte celular),lo que conlleva a la perforación del intestino. 
En niños con edad de 2 semanas a 1 año, la forma más común de colitis es colitis alérgica, que resulta de la hipersensibilidad, comúnmente a la leche de vaca o soya. La llamada alergia a la leche materna es un estatus de alergia a la comida inducido en bebes alimentados por proteínas heterólogas ( típicamente proteínas de la leche de vaca) ingestado por sus madres y que aparecen en la leche de sus mamas.

Colitis pseudomembranosa, es aquella caracterizada por la presencia de de pseudomembranas compuestas de mucina, fibrina, células muestras y neutrófilos ( un tipo de célula del sistema inmunológico). Se debe a la infección por una bacteria llamada Clostridium difficile que produce una toxina la cual, resulta en la alteración de la microbiota normal ( usualmente por terapias con antibióticos) que favorece el sobrecrecimiento y colonización del intestino por dicha bacteria. Los principales antibióticos que ocasionan este tipo de desorden son cefalosporinas y beta lactámicos.

Colitis infecciosa, es la causa más común de colitis pediátrica, particularmente más allá del primer año de vida. Puede ser causado por bacterias, virus y parásitos patógenos.
Colitis bacteriana
Entre las bacterias más frecuentes son:  Escherichia coli (incluyendo tanto la E. coli enterohemorrágica y la E. coli enteroinvasiva) y las especies de Shigella, Salmonella, Campylobacter y Yersinia.

Colitis parasitaria

En este grupo destacamos a Entamoeba histolytica es el parásito que causa este tipo de colitis en el mundo. La transmisión puede ser a través de agua contaminada o persona-persona. Otro parásito involucrado es Balantidium coli, tiene un parecido en la manifestación clínica con la amibiasis.

Colitis viral

Es causado por el citomegalovirus, es una infección rara que se presenta mayormente en pacientes inmunocomprometidos.

Colitis nerviosa. Puede aparecer cuando se viven situaciones de estrés, ansiedad y nerviosismo con frecuencia. Estas situaciones provocan contracciones en los músculos del intestino grueso, que aumentan la sensibilidad ante la presencia de gas y movimiento del sistema digestivo.

Qué alimentos debería evitar si usted tiene colitis ?


Dependiendo de la causa, algunas personas con colitis pueden encontrar que ciertas comidas hacen sus síntomas peores.


Ciertas literaturas recomiendan evitar los siguientes alimentos si tú tienes colitis:

  • Comidas fritas o grasientas.
  • Productos derivados de la leche.
  • Ciertos alimentos ricos en fibra como palomitas, semillas, nueces y maíz.

¿ Cuál es el pronóstico para una persona con colitis?



Pacientes con diarrea infecciosa tienden a recuperarse más rápidamente. Ya que la mayoría de las infecciones se resolverán con o sin tratamiento, frecuentemente si requerir antibióticos.

Pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, probablemente requieran tratamiento de por vida para ayudar al control de los síntomas. El objetivo es permitir al paciente llevar una vida normal con mínimos síntomas de la enfermedad.

Pacientes con colitis isquémica necesitan minimizar sus factores de riesgo para el estrechamiento progresivo de las arterias. Son los mismo riesgos como la enfermedad del corazón y por lo tanto, requieren el mismo enfoque, incluyendo control de la presión sanguínea, diabetes, colesterol alto y dejar de fumar.




martes, 27 de septiembre de 2016

Dime cómo son tus heces y te diré cómo está tu estómago


Todo lo que entra tiene que salir, es una frase que generaliza nuestro metabolismo. 
Una vez iniciado el metabolismo a partir de la de trituración de los alimentos, después la absorción y por último la eliminación (o excreción), es un proceso sumamente coordinado por parte de nuestro organismo.
En múltiples ocasiones, cuando era un niño, mi abuelo solía decirme que el origen de las enfermedades radica en el estómago, como consecuencia de tu mala alimentación. Actualmente sabemos que una enfermedad puede tener varios orígenes desde la infección por un virus, hongo o bacterias hasta la exposición a radiación. Aunado a eso, cabe recalcar que más del 50% de las enfermedades provienen a partir de desórdenes en la alimentación. Es decir, mi abuelo no estaba tan mal, después de todo.


En un aparato digestivo humano normal, un alimento puede pasar hasta tres días viajando por nuestro interior, es decir, desde que entra por la boca hasta que sale por el ano. Lo normal es defecar una o dos veces al día por una cantidad de aproximadamente medio kilogramo de excrementos diarios. Todo esto, claro, dependiendo del tipo de alimentación, la cantidad de comida ingerida y el funcionamiento de las tripas de cada cual.


El siguiente esquema es una manera simple de entender las partes centrales de nuestro proceso digestivo. 




¿Cuál es la composición de las heces?

Una curiosidad: el hecho de que los excrementos huelen mal no es por la descomposición de los alimentos como se suele decir, sino por las bacterias muertas: son microorganismos que viven en nuestro sistema digestivo (algunas 'buenas', algunas 'malas') y su descomposición -no la del alimento- es la que genera el olor.

























En cuanto a las formas de las heces.

Si tus heces se hunden como las piedras o tiramos bolitas que nos cuestan evacuar, es porque no hay suficiente fibra en nuestra alimentación o no se debe suficiente agua para lubricarlas.

Si flotan como pedazos de corcho y son difíciles de arrastrar al tirar la cadena, podría  ser porque no estamos absorbiendo la grasa que viene de nuestra alimentación. 

Los restos de comida en nuestras heces, es indicativo que no tenemos una buena masticación, por lo que el sistema digestivo no es capaz de la completa degradación. 
Se debe masticar 40 veces el alimento antes de la deglución. 


FUENTE:
http://www.nutricionencasa.com/
http://eprints.ucm.es/22755/1/Manual-nutricion-dietetica-CARBAJAL.pdf

miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿Existe el gen de la obesidad ?

La obesidad afecta a más de 500 millones de personas alrededor del mundo y contribuye a enfermedades como la diabetes tipo 2, desórdenes cardiovasculares y cáncer. La obesidad es el resultado de un posible balance positivo de energía, por lo que la ingesta de comida excede al gasto, resultando en el almacenamiento de energía, primeramente como lípidos (ácidos grasos en su mayoría) en los adipocitos (células de la grasa).


Desde 2007, los investigadores saben que un gen llamado FTO está relacionado con la obesidad, pero no sabían cómo y no podían relacionarlo con el apetito y otros factores conocidos.
Ahora experimentos realizados por la PhD. Melina Claussnitzer y colaboradores, muestran que la versión defectuosa del gen FTO causa que la energía de la comida se almacene en lugar de quemarse. Alteraciones genéticas en ratones y en células humanas en laboratorio indican que esto puede revertirse, lo que ofrece la esperanza de que se pueda desarrollar un medicamento u otro tratamiento para que haga lo mismo en las personas.



¿Cuál es el mecanismo por el cual el gen FTO altera nuestro metabolismo?

Mutaciones (cambios en el ADN) en sitios específicos en el gen FTO conduce a una  sobre-activación de un par de genes (IRX3 e IRX5) durante la etapa temprana de la diferenciación de los adipocitos (células de la grasa). Este proceso podría conducir un cambio en los adipocitos al incremento en las reservas de grasa y la ganancia de peso.
 La asociación del gen FTO con la obesidad es inusual en muchas formas. Ya que se sugiere una positiva selección, es decir, una mayor probabilidad que la alteración se presente en mayor medida en una población con respecto a otra, por ejemplo: se sabe que dicha mutación específica del gen FTO se encuentra en 44% en población europea contra un 5% en población africana.
El gen FTO es el switch que permite cambiar el comportamiento de algunos genes y células claves del metabolismo, debido a su impacto en el control del balance de la energía. Además actúa principalmente en la diferenciación temprana de los pre-adipocitos (estimula a las células madres para que se conviertan a células de la grasa).



FUENTE:
http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1502214#t=articleBackground


lunes, 19 de septiembre de 2016

¿Cómo nos hacemos adictos ?


¿Qué es una adicción ?


Desde el punto de vista de la salud, visión compartida también por la psicología, la adicción no solo es un problema, sino que es una enfermedad. Básicamente, la adicción es una dependencia hacia una situación, actividad o sustancia, que debido al placer que le causa a la persona que la realiza, se vuelve recurrente y después de un tiempo de exposición, se vuelve indispensable.
Una de las características básicas, que diferencia una adicción, de aquellas actividades que hacemos por costumbre o hábito, es la pérdida de control. Si ponemos de ejemplo al alcohol y la forma en que lo consumen dos personas, tenemos que una de las personas pueden tener el hábito, de salir cada fin de semana e ingerir bebidas alcohólicas, mientras que la otra personas pueden sentir la necesidad de tomar cantidades grandes de alcohol todos los días.
La diferencia entre estas dos personas, es que una tiene el autocontrol suficiente para mantener su deseo de bebidas únicamente en un periodo de tiempo específico. De hecho en muchos casos el deseo jamás se le presentará en los días de semana y tal vez hasta uno que otro fin de semana haga actividades que no acarreen la ingesta de alcohol, sin que el deseo se presente. En el caso de la segunda persona, el deseo se transforma en una necesidad. La persona debe ingerir alcohol para sentirse bien y ya no está bajo su control el sí bebe o no. Debe hacerlo y punto.

El efecto de las drogas a nuestro cerebro. 


NECESIDAD COMPULSIVA

La adicción es la necesidad compulsiva de repetir una conducta a pesar de conocerse sus consecuencias negativas. Este es el caso de la adicción a sustancias psicoactivas que abarcan desde el alcohol hasta los nuevos psicofármacos ilegales.
Las sustancias no tienen los mismos efectos en todas las personas, pero generalmente llevan a la conducta adictiva. Este es el caso de los opiáceos, como la heroína, de los estimulantes --por ejemplo cocaína-- y los psicodélicos, como el LSD, entre otros. Recordemos que la comunicación entre las neuronas del cerebro se lleva a cabo por medio de los neurotransmisores, que tienen receptores en las sinapsis (puntos de conexión entre neuronas). Los psicofármacos se parecen a los neurotransmisores, por lo que actúan en los mismos circuitos, activando mensajes entre las neuronas. Es la naturaleza de estos mensajes la que determina la acción del psicofármaco. Por ejemplo, los opiáceos, como la heroína, actúan en los canales del neurotransmisor dopamina; la cocaína y las anfetaminas lo hacen en los canales del neurotransmisor noreprinefina.


RUTAS DE GRATIFICACIÓN


Todas las drogas estimulan las llamadas 'rutas de gratificación' en la región limbo-cortical del cerebro. Este proceso, producto de la evolución, premia las funciones indispensables para la supervivencia. Alimentarse o reproducirse son gratificantes: si no lo fueran, la especie desaparecería.
Los neurotransmisores son los encargados de estimular este mecanismo. Al actuar sobre sus receptores y mecanismos de absorción, las drogas producen la 'gratificación'. A la administración de la droga que estimula una parte de la ruta de gratificación se le llama 'refuerzo' y habitúa al organismo a requerir más. El refuerzo crece en proporción a la cantidad de droga, su concentración y la velocidad con que llega . La obtención de una gratificación inmediata altera con el tiempo el circuito que produce la excitación y sensación de bienestar.
La adicción supone dos procesos simultáneos: énfasis en una conducta determinada y disminución de las conductas de control. El drogadicto va perdiendo los mecanismos de control y eventualmente deja de lado la comida, el sexo y hasta el sueño, por mantener acceso a la droga. La parte del cerebro dedicada al primer propósito se vuelve cada vez más selectiva, buscando estímulos y recompensas, mientras que la parte del cerebro encargada de inhibirlo se vuelve menos eficiente. Algunos neurólogos lo comparan a un auto que se acelera, mientras sus frenos se deterioran. Se cree que un circuito específico del cerebro llamado mesolímbico (en medio del límbico) dopaminérgico (activado por la dopamina) desempeña un papel crucial en el aprendizaje de la conducta que recibe 'en recompensa'.
Este es un conjunto de fibras que contienen dopamina y se conectan en la llamada 'área ventral tegmental' (VTA), que también participa en la recompensa a otros estímulos, como el sexo o comer dulce.
El consumo de drogas eleva el nivel de dopamina en esta región, ya sea por acción directa de los opiáceos o impidiendo la reabsorción de la dopamina con cocaína. El aumento crónico de los niveles de dopamina reduce el número de receptores disponibles para regularla. Esto produce una menor respuesta a la droga, disminuye la gratificación y requiere dosis cada vez mayores.



LA ABSTINENCIA COMO CONTROL O "CURA" DE LA ADICCIÓN.

La cura para la adicción de cualquier droga es la abstinencia, que desgraciadamente nunca es fácil y tiene diversas consecuencias. El proceso descrito que lleva a la adicción generalmente se revierte ante la ausencia de la droga, siendo las consecuencias diferentes de acuerdo con el tipo de droga. Conocido desde la antigüedad es el 'Delirium tremens', los 'diablos azules' de los alcohólicos, que aparece entre 18 y 24 horas después de interrumpido el consumo, causando temblores y alucinaciones, que puede ser mortal hasta en 35% de los casos si no es tratado.
En el caso de los estimulantes (cocaína, benzodiazepina, entre otras), la caída en la actividad de la zona límbica del cerebro causa depresión y ansiedad, pudiendo llegar a la paranoia. En el caso de las nuevas drogas recreativas, que combina estimulantes con alucinógenos, opiáceos y psicodélicos, las consecuencias pueden ser impredecibles y alcanzar niveles dramáticos. La ansiedad y la desesperación por obtener droga llevan a conductas extremas. La severidad de los síntomas de abstención guarda una relación directa con el tiempo y la intensidad del uso.


El proceso de la adicción se complica con un 'reflejo condicionado', que causa una asociación del consumo --y satisfacción-- con estímulos externos (así como el café o el trago 'piden' un cigarro a los fumadores).

sábado, 17 de septiembre de 2016

¿Qué tanto sabes acerca del cáncer ?

Es cierto que el cáncer junto con otras enfermedades o síndromes como la diabetes, la hipertensión, la obesidad entre otras. Son los temas de moda con respecto al área de la salud.
Con relación al cáncer, es importante tener un conocimiento básico de esta enfermedad ya que eso aumenta las probabilidades de detectar, tal vez un cambio en nuestro organismo y por ende acudir a nuestro centro de salud para su detección a tiempo.


Según la OMS, el cáncer se define como el proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana.


¿Cuál es la causa del cáncer? 

El cáncer comienza en una célula. La transformación de una célula normal en tumoral es un proceso multifásico y suele consistir en la progresión de una lesión pre-cancerosa a un tumor maligno. Estas alteraciones son el resultado de la interacción entre los factores genéticos del paciente y tres categorías de agentes externos, a saber:

  1. Carcinógenos físicos, como las radiaciones ultravioleta e ionizantes;
  2. Carcinógenos químicos, como los asbestos, los componentes del humo de tabaco, las aflatoxinas (contaminantes de los alimentos) o el arsénico (contaminante del agua de bebida);
  3. Carcinógenos biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos.


Diferencias entre las células cancerosas y las células normales

Las células cancerosas difieren de las células normales de muchas maneras que les permiten crecer sin control y se vuelven invasivas. Una diferencia importante es que las células cancerosas son menos especializadas que las células normales. Esto quiere decir que, mientras las células normales maduran en tipos celulares muy distintos con funciones específicas, las células cancerosas no lo hacen. Esta es una razón por la que, al contrario de las células normales, las células cancerosas siguen dividiéndose sin detenerse.
Además, las células cancerosas pueden ignorar las señales que normalmente dicen a las células que dejen de dividirse o que empiecen un proceso que se conoce como muerte celular programada, o apoptosis, el cual usa el cuerpo para deshacerse de las células que no son necesarias.
Las células cancerosas pueden tener la capacidad para influir en las células normales, en las moléculas y en los vasos sanguíneos que rodean y alimentan las células de un tumor— una zona que se conoce como el microambiente. Por ejemplo, las células cancerosas pueden inducir a las células normales cercanas a que formen vasos sanguíneos que suministren oxígeno y nutrientes, necesarios para que crezcan los tumores. Estos vasos sanguíneos también retiran los productos de deshecho de los tumores.
Las células cancerosas, con frecuencia, son también capaces de evadir el sistema inmunitario, una red de órganos, tejidos y células especializadas que protege al cuerpo contra infecciones y otras enfermedades. Aunque ordinariamente el sistema inmunitario elimina del cuerpo las células dañadas o anormales, algunas células cancerosas son capaces de "esconderse" del sistema inmunitario.
Los tumores pueden también usar el sistema inmunitario para seguir vivos y crecer. Por ejemplo, con la ayuda de algunas células del sistema inmunitario que impide ordinariamente una respuesta inmunitaria descontrolada, las células cancerosas pueden de hecho hacer que el sistema inmunitario no destruya las células cancerosas.

Cuando el cáncer se disemina 

Un cáncer que se ha diseminado desde el lugar en donde empezó primero a otras partes del cuerpo se llama cáncer metastático. El proceso por el cual las células del cáncer se diseminan a otras partes del cuerpo se llama metástasis.
El cáncer metastático tiene el mismo nombre y el mismo tipo de células cancerosas que el cáncer original o primario. Por ejemplo, el cáncer de seno, o mama, que se disemina a los pulmones y forma un tumor metastático se llama cáncer metastático de seno y no cáncer de pulmón.
El tratamiento puede ayudar a prolongar las vidas de algunas personas con cáncer metastático. Aunque, en general, el objetivo principal de los tratamientos para cáncer metastático es controlar el crecimiento del cáncer o aliviar los síntomas que causa. Los tumores metastáticos pueden causar un grave daño al funcionamiento del cuerpo, y la mayoría de la gente que muere por cáncer muere por enfermedad metastática.
Datos y cifras
  1. El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo; en 2012 hubo unos 14 millones de nuevos casos y 8,2 millones de muertes relacionadas con el cáncer.
  2. Se prevé que el número de nuevos casos aumente en aproximadamente un 70% en los próximos 20 años.
  3. En 2012, los cánceres diagnosticados con más frecuencia en el hombre fueron los de pulmón, próstata, colon y recto, estómago e hígado.
  4. En la mujer fueron los de mama, colon y recto, pulmón, cuello uterino y estómago.
  5. Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.
  6. Más del 60% de los nuevos casos anuales totales del mundo se producen en África, Asia, América Central y Sudamérica. Estas regiones representan el 70% de las muertes por cáncer en el mundo
  7. Se prevé que los casos anuales de cáncer aumentarán de 14 millones en 2012 a 22 millones en las próximas dos décadas.


Fuente:

OMS
INSTITUTO NACIONAL DEL CÁNCER

Hablemos de la impotencia sexual.......

Hemos escuchado muchas veces, que al primo de un amigo tiene problemas con "el amiguito", ya que, no le responde cuando se le necesita.

Estoy seguro que no tenemos alguna remota idea, a lo que respecta, ¿qué es la impotencia sexual?, ¿cuáles son las causas?, entre otras cuestiones.


Para darte una mejor idea de lo que hablamos hoy te explicaremos más sobre las causas de la impotencia sexual.
¿QUÉ ES? 
La impotencia sexual masculina o disfunción eréctil es la incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. Debe diferenciarse de otros problemas de la esfera sexual como son la falta de deseo, las alteraciones de la eyaculación (eyaculación prematura, eyaculación retrasada, ausencia de eyaculación) o los trastornos del orgasmo. Incluso los expertos concuerdan en que las cifras que se tienen pueden ser más elevadas de lo que se piensa.



CAUSAS 

La impotencia o disfunción eréctil puede ser causada por: 

Causas psicológicas: el pene no tiene ninguna alteración física, pero problemas psicológicos como la ansiedad (provocada con frecuencia por el miedo a no conseguir una erección o a defraudar a la mujer), la depresión, los problemas con la pareja e incluso el estrés pueden afectar al acto sexual. También la preocupación excesiva por los problemas laborales, sociales o familiares implican que no se dedique la atención necesaria al acto sexual. La fatiga, la inapetencia, la falta de ejercicio, el insomnio o un fracaso laboral también desequilibran los reflejos sexuales. 

Causas vasculares: son muy habituales. El pene no puede acumular la sangre necesaria para que se dé una erección, generalmente porque no llega en suficiente cantidad. Fumar, sufrir hipertensión arterial, diabetes, algunas enfermedades cardíacas y variaciones en los niveles de colesterol en sangre pueden provocar trastornos vasculares que dificulten la erección. 

Causas neurológicas: en estos casos se produce una interrupción en la transferencia de mensajes del cerebro al pene porque existe una lesión en los nervios implicados. Esto ocurre con las lesiones de la médula espinal, la esclerosis múltiple o las intervenciones quirúrgicas en la pelvis. Causas hormonales: son poco frecuentes. Generalmente se deben a una falta de hormonas sexuales masculinas. 


Causas farmacológicas: existen varios medicamentos que tienen como efecto secundario disminuir la capacidad de tener una erección. Entre ellos hay algunos fármacos para tratar la hipertensión, las enfermedades cardíacas y los trastornos psiquiátricos.




OTROS DATOS

PERSONAS QUE LA PADECEN

La impotencia o disfunción eréctil aparece con mayor frecuencia en hombres de más de 40 años. Entre los 40 y los 70 años, se ha comprobado que 30 de cada 100 hombres sufren algún tipo de impotencia, que puede ser más o menos severa. 
En su aparición influyen también una serie de factores: 
• Ser fumador. 
• Ser diabético. 
• Tener la tensión alta o enfermedades cardiacas. 
• Tener alterados los niveles de colesterol. 
• Sufrir depresiones. 
• Consumir determinados medicamentos para combatir la depresión y la tensión alta. 

EL PAPEL DEL HOMBRE: En lugar de caer en el desánimo, la persona a la que se le diagnostique impotencia o disfunción eréctil debe tomar medidas de carácter personal para contribuir a superar con éxito dicha condición: 
• Prepararse psicológicamente y mentalizarse de que a partir de aquel momento dejará de ser impotente. 
 • Dialogar con su pareja sobre los problemas emocionales. 
• Mantenerse en buenas condiciones físicas y en un peso normal. 
• Asegurarse de que la impotencia no es consecuencia de una enfermedad: diabetes, esclerosis múltiple o arteriosclerosis. 
• No ingerir alcohol ni consumir tabaco, pastillas para dormir, tranquilizantes, calmantes, etc. 
• Intentar el coito aunque el pene no esté erecto (el coito es el estimulante sexual más poderoso). 
• Hacer una prueba con algún dispositivo mecánico estimulante. 
• Consultar siempre con especialistas. 

EL PAPEL DE LA MUJER: La mujer cuya pareja sufra una disfunción eréctil también debe colaborar en el proceso de superación. Entre otras cosas, es aconsejable actuar del siguiente modo: 
• Realizar masajes y contactos suaves en los genitales de su compañero, que ayuden al hombre a conseguir una estimulación suficiente. 
• Calificar positivamente el comportamiento sexual del hombre si logra la penetración, aunque sea breve, para aumentar su autoestima. 
• El juego previo apasionado provoca casi siempre una respuesta eréctil en el pene del varón. 

El trastorno de la impotencia o disfunción eréctil en la tercera edad, ya que existen muchos malentendidos. Como resultado del proceso de envejecimiento, suele haber un periodo refractario mayor (tiempo necesario para una nueva erección después de un orgasmo). La edad también parece afectar al tiempo necesario para excitarse, para la erección y la eyaculación. Todo ello se considera completamente normal.


Fuente:

http://scielo.sld.cu/pdf/end/v12n2/end07201.pdf
http://uroweb.org/wp-content/uploads/Male-Sexual-Dysfunction-2010-print.pdf